Sangre, sudor y zapping.

El ser humano ha sido siempre una especie animal curiosa; Curiosa, invasiva, destructiva, egoísta y terriblemente insatisfecha. De esa insatisfacción nace la primitiva idea de ir siempre más allá. Toda meta, hito, punto o acto ha de ser irremediablemente superado por algo superior. Forma parte de la propia evolución que la humanidad se ha impuesto como modo de supervivencia. Sin ella, no podríamos contar con todos los adelantos y conocimientos de los que disponemos hoy día. Pero también la evolución tiene su parte negativa y de esa también nos ocupamos de llevarla a buen nivel.

Desde la aparición de los medios de comunicación y su implementación en la sociedad, hemos asistido a incesantes actos que nos van llevando cada día más y más lejos. Solo hay que leer la que lió el señor O. Welles con su retransmisión de La Guerra de los Mundos. Desde ese día hasta los nuestros hemos ido pasando límites que jamás se hubiera imaginado antes. Y lamentablemente, desde hace ya unos años esos límites se mueven en unas franjas de poca moralidad y decencia.

Hace pocos días, la cadena privada Telecinco emitía en su programa “La Noria” una entrevista a la madre de un presunto asesino Este hecho parece que hizo enfurecer días antes a un buen número de personas las cuales pretendían -mediante las redes sociales- boicotear la emisión del programa alegando una falta de escrúpulos por parte de la cadena.

Me hizo gracia ver invitaciones a eventos en Facebook para apagar la televisión durante la emisión del programa. No lo entiendo. ¿Acaso Telecinco se caracteriza alguna vez por tener sentido de la moralidad y de tener escrúpulos? Llevan años haciendo una televisión sensacionalista basada en la profundidad de la llaga de la sociedad española y en darle importancia a la vida de personas que están predispuestas a hacer lo que sea por dinero. O sea, que no comprendo porque ahora de repente aparecen estas protestas. Hemos tenido que llegar a pasar otra vez el límite de lo correcto y lo permitido para darnos cuenta de que es pueril ver este tipo de comportamiento. Pero no nos engañemos, a los productores ejecutivos y directivos de las cadenas televisivas les importa un carajo lo que pensemos. Nos dan lo que les pedimos, o más bien, nos dicen qué tenemos que pedirles.

Lo más desesperante de todo es el saber que seguramente dentro de poco volveremos a ver en cualquier cadena privada un hito en la historia de la televisión. Falta saber si se tratará de un asesinato en directo, o quizá de una entrevista al mismísimo Dios.

Yo estoy  convencido, pero no me hagas mucho caso.

Anuncios

Un pensamiento en “Sangre, sudor y zapping.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: